[Críticas] Alien: Covenant. El afán por la creación.

El alienígena más famoso de la historia del cine (con permiso de E.T) está de vuelta. Recientemente se ha estrenado Alien: Covenant, la siguiente película de la saga del xenomorfo que dirige Ridley Scott.

Tras el traspiés a nivel crítico que recibió Prometheus, Ridley ha decidido tomar las riendas de la saga y continuar con la historia de prometheus dándonos el origen del famoso xenomorfo. ¿Habrá cumplido las expectativas? Si queréis averiguarlo continuad leyendo.

 La estructura del film es muy similar a la película que originó todo esto allá por finales de los 70. Tanto que puede que haya gente que incluso lo considere guiños al mítico film. La trama transcurre años después de la expedición Prometheus, no si antes asistir a un prólogo bastante interesante.

La nueva expedición se dirige a un planeta para colonizarlo pero un mensaje enviado desde un planeta que se encuentra en su viaje les hará investigar quién lo ha enviado y se desatará el caos.

En esta película tenemos a Fassbender por partida doble que interpreta a dos androides: David el androide de Prometheus y Walter el nuevo androide de la Covenant. Diría que es de lo mejor de la película ya que como ocurre en Prometheus, se siguen aconteciendo las situaciones inverosímiles y sin venir a cuento (al aterrizar en el planeta desconocido, salen sin protección por poner un ejemplo)

Tiene el ambiente de la original una vez ya se ha entrado dentro de la trama y muchas escenas son casi un copy paste de la misma. Un punto a tener en cuenta es la personalidad de David. Y todo tiene que ver con el diálogo del principio: ¿Puede alguien que ha sido creado, poder crear? Y aquí es dónde reside gran parte de la filosofía del film: el afán por la creación.

Vemos cómo David ha estado investigando con el líquido negro de Prometheus y eso a contribuido a eliminar toda forma de vida del planeta pero también a crear vida nueva. Y es aquí cuando se revela el origen de una de las criaturas más famosas del cine. Sorprende cuanto menos y puede tener sus detractores pero resulta interesante que al final se cumple una cadena que debido al exceso por seguir creando el ser humano se vea destruido por dicho instinto creativo.

El hombre crea al androide>El androide crea al Alien>El Alien destruye al humano.

Una cosa que me resultó chocante fueron los ciclos de crecimiento de la criatura, Cuando vemos al primer facehugger, sí que está cierto tiempo en el huesped pero en el siguiente dicho huesped no tiene al ente ni 10 segundos y consigue incubar al xenomorfo.

En la original, el crecimiento del alien era más tardío y sin embargo aquí cuando sale del cuerpo vemos un mini alien desarrollado con brazos y todo.

El reparto pese a tener grandes nombres, no resulta ser gran cosa: James Franco no dura ni 5 min y el resto de la tripulación está para lo que está en este tipo de películas. La protagonista consigue emular a la Ripley de la Nostromo aunque sin llegar al carisma de la teniente.

En resumen una película entretenida dentro del género, que mejora lo anterior visto pero sin estar a la altura de la original.

Nota: 6/10

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s